En la actualidad hay estudios que han corroborado que las condiciones ambientales de una cuadra influyen en la producción de los animales. Es decir, a mejores condiciones ambientales, mayor productividad. Por el contrario, si las condiciones son peores, la productividad disminuye considerablemente. Además de la producción, para nosotros es muy importante el bienestar animal y, unas buenas condiciones ambientales, siempre favorecen este bienestar.

También hay que tener en cuenta que, a lo largo del año, estas condiciones ambientales varían y hay que contar con diferentes opciones para poder combatir las altas o bajas temperaturas, la humedad, etc.

Para conseguir un buen control del ambiente de las cuadras, en Etxe Holz disponemos de 2 sistemas:

Sistemas de ventilación

En primer lugar, destacan los sistemas de ventilación. Estos sistemas de ventiladores se dividen en dos grandes tipos; ventiladores horizontales, con grandes aspas que mueven grandes volúmenes de aire (hasta 720.000 m3/hora) y ventiladores verticales que proyectan aire a gran velocidad.

  • Los ventiladores horizontales, además de aliviar el calor de las vacas en verano, en invierno, se les da segunda aplicación práctica que es la de secar las superficies de descanso de las vacas, sobre todo, en explotaciones con sistema de estabulación en “cama fría”.
  • Los ventiladores verticales, proyectan un chorro de aire muy focalizado, a altas velocidades (hasta 4,6 m/seg) llegando a notarse su acción hasta los 15-18 m de distancia.

En climas secos, estos ventiladores se combinan muy bien con los sistemas de duchas en los que, con una red de aspersores convenientemente colocada sobre la zona de comedero, se mojan las vacas, y con el aire proyectado a alta velocidad se secan rápidamente con lo que se consigue eliminar calor corporal de los animales.

Para ciertos casos muy concretos en los que no se pueden instalar ventiladores convencionales por las características de la nave, o bien porque queremos ventilar el recinto pero sin crear fuertes corrientes de aire que puedan perjudicar a los animales, como por ejemplo en el caso de naves de lactantes, tenemos la solución de los «tubos de ventilación”. Este sistema se basa en un ventilador de alta presión que proyecta aire en una canalización que, a su vez, mediante unas toberas, distribuye el aire por el establo.

Sistemas de cortinas

Por último, tenemos que destacar los sistemas de cortinas. Estos sistemas permiten abrir o cerrar, total o parcialmente según convenga, los cerramientos exteriores de la nave. Con la apertura de los sistemas de cortinas, nos permite aprovecharnos de las buenas condiciones climáticas, y de la misma forma, los días con condiciones climáticas más extremas (frío, sol, lluvia), permite proteger el ambiente interior de la nave.

Para poder aplicar estos sistemas a cada explotación, es necesario ver las características concretas de cada instalación. Nuestro equipo de técnicos analiza en profundidad cada caso en concreto para poder ver cuál es la mejor solución y cómo llevar a cabo su instalación.

¡En Etxe Holz creemos firmemente que el “buen ambiente” es muy importante!